Comunicación asertiva

En la relación matrimonial como en cualquier otra relación la comunicación es un componente básico que no podemos cerrar o cancelar nunca.  Por naturaleza somos seres sociales, no fuimos creados para estar solos sino para compartir y regalar nuestros dones a otros.  Y para desarrollar todo nuestro potencial, comportamientos y características que nos definen como personas y seres humanos es básico e importante edificar relaciones profundas y permanentes.
Esto únicamente se puede lograr a través de una comunicación eficaz con todos aquellos que nos rodean y que comparten con nosotros un espacio, un lugar, un momento o toda una vida.

¿Pero, qué es la comunicación?:
La comunicación es el proceso mediante el cual se puede transmitir información de una entidad a otra. Es un proceso complejo en el que dos o más personas se relacionan, mediadas por signos. Es decir, es la capacidad para escuchar y ser escuchado, que permite intercambiar ideas, sentimientos y establecer acuerdos.

Puedo comunicarme de una manera con mi hermano, de otra con mis padres, con un amigo, con un compañero de trabajo, según sea el interés o el objetivo personal, pero la comunicación con mi esposo(a) es especial y diferente a cualquier otra porque es de suponerse y comprenderse que se tiene un objetivo compartido, un ideal, una meta a lograr juntos, un sueño y una promesa a cumplir, por tal motivo debemos considerar este tipo de comunicación como un arte, ya que se abren dos corazones, que se olvidan de sí mismos para darse a conocer al otro con sus limitaciones, sus aciertos, sus debilidades y sus potencialidades.

Es bien sabido y comprobado por muchos que el acto de comunicarnos es un proceso complejo en el cual dos o más personas tratan de relacionarse a través de un intercambio de mensajes, tratan de comprenderse e influirse, con la finalidad de satisfacer sus objetivos y lo más importante que sean aceptados en la forma prevista por el transmisor utilizando un canal que actúa de soporte en la transmisión de la información.

El transmitir solo información no necesariamente es comunicarnos, es decir la simple información no trasciende solo informa, da a conocer, se transmite solo de cabeza a cabeza. La verdadera comunicación trasciende, va más allá,  y es la que nos interesa, la que lleva dirección, es decir la que va de un corazón a otro corazón. Conocemos y somos conocidos, tú compartes conmigo el don de ti mismo y yo comparto contigo el don de mí mismo.

Para lograr lo anterior descrito es importante no caer en las trampas de la comunicación y sobre todo nunca perder la calma al sentir que no somos comprendidos o escuchados, recuerda que la comunicación es un arte y una cuestión de ejercicio continuo.


ERRORES MÁS FRECUENTES AL PRACTICAR LA COMUNICACIÓN:
·No poner empeño en la comunicación (acomodarse en una especie de tregua en vez de establecer una verdadera relación).
·Olvidarnos que para una comunicación plena, existe un emisor, un receptor y un mensaje y hacer de la comunicación solo un monólogo.
·Mostrarnos egoístas al tratar temas que son solo de mi interés, satisfaciendo solo mi objetivo personal olvidándome del otro y del objetivo para un bien común.
·Tratar de adivinar el pensamiento y el sentimiento del otro.
·Imponer siempre nuestro propio criterio.
·Levantar la voz, criticar, mentir, juzgar, ignorar, no darnos el tiempo necesario, tratar varios temas a la vez.
Estos son solo algunos de los errores que con frecuencia cometemos al momento de querer comunicarnos, tratar algún tema o resolver algún conflicto.

GUIA PARA UNA COMUNICACIÓN EFICAZ:
·Estar disponible para cuando el otro se ofrece a comunicarnos con nosotros.
·Escuchar atentamente para aprender la lógica interior del otro y no la mía.
·Comportarnos con empatía.
·Siempre aclarar el mensaje recibido en caso de que tengamos duda o de que permitimos intervenir a la imaginación.
·Concedernos un tiempo especial para comunicarnos.
·Reconocer cuando nosotros estamos equivocados, es decir ser flexibles y pedir disculpas cuando sea necesario.
·Debemos evitar que se acumule la tensión y si es así reconocer el sentimiento que nos acompaña e impide la comunicación dejando ésta para otro momento más oportuno.

·“NO OLVIDARNOS NUNCA, QUE SEA QUE SE HABLE, O SEA QUE SE ESCUCHE, EL MOTIVO BASE DE UNA BUENA COMUNICACIÓN ES EL AMOR”

La comunicación con amor, es el único medio capaz de evitar problemas, resolver conflictos, crear e intercambiar lazos de solidaridad, de comprensión, de convivencia, de sentimientos, de entendimiento. A través de ella podemos compartir lo que somos y lo que tenemos y en ese aporte buscar lo que nos hace plenamente humanos.


FÓRMULA PARA COMUNICARTE ASERTIVAMENTE:
Disponibilidad + empatía + amor = Comunicación eficaz.
Comunicación eficaz = Plenitud humana.
Plenamente humano = Plenamente feliz.